Saltar al contenido
Dlluvia

Lluvia de estrellas

lluvia-de-estrellas-hoy

En el sentido hidrómeteorologico tradicional (vaya bichaco de palabra que me acabo de marcar) no se podría definir como tal (con gotas de agua y toda la pesca que ya conocemos de las lluvias), pero si en otros escritos hemos leído sobre lluvia de diamantes, o lluvias de rocas o lluvia de sangre, incluso en alguna película existe una lluvia de Albóndigas (y esa película como mola… ojala llovieran hamburguesas, bueno a la final creo no fue tan buena idea, aunque molaría…), sea ficción o realidad hoy me siento inspirado y quiero escribir sobre ese tema… ¡se acabó!, ¡no hay más razones, lo voy a escribir y te va a gustar! (con esto me gano unos puntos con el jefe y a lo mejor me suben el sueldo).

¿Qué es la lluvia de estrellas?

Para empezar, vamos a dar unos conceptos muy básicos para entender mejor este fenómeno que tanto ha dejado atónitos. La lluvia de estrellas recibe mejor su nombre como lluvia de meteoros (ya que si fueran de estrellas, no estuviera yo ni para escribir este artículo ni tu para leerlo y probablemente ni siquiera la tierra y por si no recuerdas el sol, es una estrella) y se denomina así ya que está conformada por estos objetos astronómicos denominados meteoros, por eso lo de “lluvia de meteoros”.

Hasta el momento suena lógico, pero ¿Qué es un meteoro?, un meteoro es un objeto que viaja por el espacio y cae a la tierra atraído por nuestra gravedad, ahora este meteoro al entrar en contacto con la atmósfera, el aumento de presión y el rozamiento hace que se ponga incandescente, como la mayor parte de estos objetos son muy pequeños se evaporan antes de caer a la superficie de la tierra (como mi salario antes de tocar mis manos) y en ese pequeño momento que arden es lo que crear una estrella fugaz (es un término impropio ya que no se trata de una estrella como tal, pero cuando veas una formula un deseo, pide que me suban el salario).

¿Cuál es el origen de la lluvia de estrellas ?

A veces el origen de los meteoros es un cometa que orbitando alrededor del sol, en ese camino el sol, el viento solar y la radiación van arrancado trozos de distintos tamaños del cometa (como tu novia, que se antoja de un chocolate y a las 2 cuadras de un helado pero como to buen caballero tu siempre invitas y así te va quitando parte de tu salario) esos pedazos siguen la misma estela del cometa y tienden a encontrarse con la tierra en el mismo día del año aproximadamente y es al atravesar esa estela de escombros que arden cuando se chocan contra nuestra atmósfera cuando se produce la tan mal llamada “lluvia de estrellas” pero que suena mejor que “lluvia de meteoros” (me imagino que si dices lluvia de meteoro en público, como por ejemplo un niño diga: “papi, papi, mira la lluvia de meteoros, ¿nos van a aplastar a todos?”, a lo mejor causaría histeria colectiva ¿hmm…?)

¿Qué son las perseidas?

Ahora como dato curioso, esta estela siempre ocupa una misma zona, por lo que podemos ver las estrellas fugaces en la misma zona del cielo y con la misma constelación de fondo y de allí tienen sus nombre, por ejemplo tenemos a las Líridas en lira, las Oriónidas en orión y las Perseidas en Perseo, las otras “lluvias de estrellas” que podemos encontrar son las Cuadrántidas, las Dracónidas, las Leónidas (y no, no hace referencia a la película 300 ni al rey de Esparta Leónidas sino a la constelación de Leo) y las Gemínidas.

¿Dónde se pueden ver las perseidas?

La lluvia de estrellas más conocida de nuestro hemisferio (debido a que sea porque es verano y podemos salir a verlas tranquilamente por el buen tiempo) son las Perseidas, que se producen en torno al 12 de Agosto, el origen de esta lluvia de estrellas es el cometa 109P/Swift-Tuttle descubierto en el año 1862 y que se vio por última vez en el años 1992, tarda unos 135 años en dar una vuelta al sol, tenemos otros cometas como el Thatcher que tarda unos 450 años en dar una vuelta al sol y es el cuerpo progenitor de las Líridas.

Así que ya saben, aprovechen de realizar una actividad al aire libre y poder ver este espectáculo que nos regala la naturaleza cada verano y para este caso no necesitas un paraguas ya que si no ¿cómo las vas a ver?.

Gracias querido lector y será hasta una próxima ocasión

El becario mal pagado.