Saltar al contenido
Dlluvia

lluvia de barro

parece-que-va-a-llover

Antes de comenzar querido lector te recomiendo que alistes tus botas para el fango ya que vamos a entrar profundo en el tema de la lluvia de barro y es posible nos ensuciemos, no solo un poco sino bastante aprendiendo sobre este fascinate tema.

¿Alguna vez te has levantado por la mañana y has salido a la calle solo para observar tu coche cubierto con un manto de barro o teñido de marrón de manera inexplicable? (y no, no estuviste corriendo un rally el día anterior y si, te hubiera venido bien haber cubierto el coche o dejarlo aparcado bajo techo), seguramente ha caído la noche anterior junto con esas 4 gotas y nos haya hecho esa trastada que hace de todo menos alegrarnos el día.

¿Sabes por qué llueve barro?

Pero, ¿Sabes por qué llueve barro? Si no lo sabes, no pasa nada, aquí te lo contamos todo (además si lo supieras no estuvieras leyendo este artículo seguramente, o tal vez si, solo por el hecho que te has creado una adicción este sitio y sin saberlo te la hemos inoculado, o tal vez, es que somos entretenidos), sin más dilación pasamos a la explicación:

Esta lluvia es común en zonas geográficas cercanas al África y es un fenómeno característico del Mediterráneo además tanto en las Islas Canarias como en la Península cuando el viento es intenso, se suele conocer en ocasiones como “lluvia de sangre” por el tono rojizo que adquiere por partículas de polvo mezcladas con agua al impactar sobre diferentes superficies.

¿Cuándo ocurre la lluvia barro?

Es una situación que se produce mayormente durante los meses de verano junto con las tormentas eléctricas y con lluvia más bien escasa, esas tormentas secas aunque también pueden producirse en otras épocas del años suelen deberse a que llega directamente del norte del África trayendo consigo ese polvo en suspensión, hay que tener en cuenta que el 70% de todo el polvo a nivel mundial procede del desierto del Sáhara (si pagaran la tonelada de polvo en oro, ya me hubiera retirado hace tiempo de escribir estos artículos, pero sigo por ti querido lector y por ver si un día me mejoran el salario). Las masas polvorientas son trasladadas por las corrientes de viento de las capas medias y bajas de la troposfera y si el vapor de agua está presente, poco a poco esas partículas de polvo se van adhiriendo al vapor de agua, creciendo una gota de agua en cuyo interior encontramos más polvo con y con más agua esto acaba en lo que hemos comentábamos antes, en esa lluvia de barro o la lluvia de sangre.

La lluvia de barro en la antigüedad

Como curiosidad esas lluvias enrojecidas en la Edad Media se consideraban como presagios de sufrimientos y fueron mencionadas por Homero en su famosa novela de la “Ilíada”, entre otras menciones se puede hablar de los textos de Cicerón, Geoffrey de Monmouth solo por decir algunos escritores, además durante el Renacimiento se le llegaba a atribuir este hecho a la cólera de Dios (Vaya… como hemos avanzado, bueno en algunas cosas porque en el tema de salarios nos quedamos en la edad media aún).

Esta lluvia no solo sirve para ensuciar todo a su paso, calles y los coches incluidos, sino que aportan nutrientes a los suelos, vegetación y los océanos, junto al polvo y la arena viajan suspendidos minerales, bacterias, esporas y polen (vamos que se dan la buena vida al menos viajan a diferencia de mí que apenas me alcanza para el abono transporte). En su conjunto logran superar grandes distancias para llegar a los lugares más inverosímiles (como por ejemplo, debajo de mi sofá en donde creo que llegan todas y hacen fiestas y no se quieren ir) pero a la final Los grandes beneficiados de esta lluvia, por supuesto, los que tiene negocios de lavado de coches (es la primera vez que me alegro de no tener coche).

Y no olvides llevar tu paraguas por si llueve barro y no te manches, que es más difícil sacar las machas de barro, ugh … como me gustaría tener un coche.

Gracias querido lector y será hasta una próxima ocasión

El becario mal pagado.